Gracias al avance imparable de las nuevas tecnologías de la información, ha cambiado considerablemente la manera de entender la publicidad, y hoy se utilizan nuevos métodos y herramientas, y sobre todo, nuevos soportes, en consonancia con los nuevos intereses y necesidades de unos consumidores cada vez más habituados al uso de internet, las redes sociales o las aplicaciones móviles. El mundo se mueve a un ritmo vertiginoso, y es necesario actualizarse para no quedarse atrás. Las nuevas tecnologías ofrecen infinidad de opciones y experiencias, nuevos escenarios donde la interacción con el público abre un nuevo campo lleno de posibilidades.
Seguir Leyendo