Cómo elegir la silla adecuada para tu puesto de trabajo

Cómo elegir la silla adecuada para tu puesto de trabajo

Publicado hace

3 meses

Por:

Hace poco salía de la consulta del masajista sin saber realmente si me habían dado una paliza o si estaba en el séptimo cielo. Y es que esta es la sensación que se te queda cuando sales del masajista después de relajar y descontracturar los músculos de una de las partes más esenciales de nuestro cuerpo.

Si te sientes identificado con esta situación sabes de lo que hablo, sino te identificas estás cometiendo un grave error, no cuidar de tu espalda. Este error lo comete muchísima gente, ya que ponemos una gran cantidad de excusas para evadir el dolor de espalda y no ir al masajista, y esto es algo perjudicial para la salud.

Es perjudicial en dos sentidos, por un lado porque mucha gente no hace caso a las señales del cuerpo y utiliza medicamentos para evadir el dolor. Y por otro lado porque no tratar los problemas de espalda puede conllevar problemas en la postura que derivan en lesiones que son muy dolorosas.

Una vez explicado porqué no hacemos caso a las señales de nuestro cuerpo, tenemos que buscar porqué nos duele la espalda. Y esta respuesta es de fácil respuesta hoy en día, ya que estamos sometidos a muchísimos estímulos que nos desestabilizan a nivel postural, y nos fuerzan a tomar posturas de manera inconsciente que son perjudiciales.

Un ejemplo de esto se puede ver en los niños, que tienen posturas corporales que para la edad no son las adecuadas. Y esto se debe en gran parte a la gran carga que tienen que llevar todos los días en sus mochilas, que unido a una mala distribución del peso, genera tiendan a encorvarse para ir más cómodos.

Pero además también tenemos que mencionar un tema que tanto para niños como para adultos es importante, y no es ni más ni menos que la pisada. La pisada regula la distribución de pesos en la espalda, y cargar más peso en un lado de la espalda provoca dolores en las rodillas, espalda al completo y incluso en el cuello.

Corregir nuestra postura corporal se puede hacer de manera sencilla, ya que basta con saber cómo pisamos para comprar un calzado que sea adecuado. El uso de plantillas es recomendable cuando el pie es irregular o no tiene una forma habitual. No hay que estigmatizar el uso de plantillas, porque a la sociedad de hoy en día le conviene no tener dolores de espalda.

Quitando todo lo que hemos visto hasta ahora, uno de los causantes principales del dolor de espalda son las sillas en las que nos sentamos habitualmente, tanto en casa como en la oficina. Pero dado que la mayor parte del tiempo estamos trabajando y no en casa, conviene elegir una silla que nos sea cómoda y que incite a sentarse.

Tener tanto en casa como en la oficina una silla incómoda reduce sin quererlo la productividad en cualquiera de las cosas que estemos haciendo. Y si te paras a pensar esto por un momento verás la gran verdad en ello, ya que no poder estar cómodo y tener dolores implica levantarse para hacer otra cosa.

Con el fin de reducir los problemas de espalda, hoy os traemos una guía para elegir la silla que mejor te conviene. Esto es una de las cosas que debería saberse pero que no se enseña, y como ya hemos visto cuidar de la salud de la espalda es tan importante como cuidar de nuestra dieta o hacer deporte.

La guía que tu espalda agradecerá

En primer lugar, hablaremos del respaldo, una parte muy importante que debe ser regulable en altura, ya que podremos fijar la posición de nuestro torso respecto a la mesa de trabajo. Si la silla queda demasiado baja, sufrirá nuestra zona lumbar. Si es demasiado alta, forzaremos las vértebras y músculos de la parte dorsal y el trapecio.

En segundo lugar, hay que controlar el respaldo, ya que es muy recomendable que la altura sea regulable y que el respaldo tenga una longitud suficiente como para poder cubrir al menos toda la espalda. Algunos modelos permiten añadir un reposacabezas en la parte superior que ayuda a descansar las vértebras de la zona dorsal sin someter la columna a excesivas torsiones.

En tercer y último lugar hay que prestar atención al apoyabrazos, que debe permitir mantener una postura cómoda, con los brazos formando un ángulo de 90º mientras escribimos en el ordenador, a la vez que sirven de apoyo en los codos y antebrazos. También son útiles para facilitar la incorporación y deben ser lo suficientemente resistentes para soportar nuestro peso al levantarnos de la silla.

En cualquier caso, hay que acudir a tiendas dónde ofrezcan una buena variedad de sillas para todos los usos, como es el caso de la tienda online Dismobel, una tienda de muebles online con las últimas tendencias en mobiliario y decoración, con los que podrás conseguir que tus espacios tengan un estilo y personalidad propios.