¿Estupidez patriótica o beneficio cultural?

¿Estupidez patriótica o beneficio cultural?

Publicado hace

4 meses

Por:

Hace unos días veíamos en las noticias de todos los telediarios y en las portadas de la mayoría de periódicos la gran noticia del año: el Español apunto de convertirse en el segundo idioma más estudiado del mundo. Una gran noticia para los literatos españoles, profesores de lengua española e incluso empresarios pero no para el resto, ¿o sí?

Que el español sea uno de los idiomas más estudiados nos beneficia económicamente y eso es indiscutible. Por un lado los profesores de español para extranjeros tendrán más posibilidad de encontrar empleo, tanto aquí como fuera de nuestras fronteras, y por otro lado es lógico pensar que cuanta más fuerza tenga el español más empresarios querrán invertir en nuestro país o contratar a españoles fuera de España. Ahora bien, todo eso es cierto pero ¿qué gano yo, como ciudadano, con esta noticia? Pues aparentemente nada, pero los patrióticos exaltados ya estaban dando la campanada diciendo barbaridades como “España Grande” y “España Fuerte” como si fuera todo mérito nuestro. ¿Acaso no saben sumar lo suficiente como para contar la cantidad de países de habla hispana que hay?

México, Colombia, España, Argentina, Venezuela, Perú, Chile, Guatemala, Ecuador, Cuba, Bolivia, República Dominicana, Honduras, El Salvador, Paraguay, Nicaragua, Costa Rica, Puerto Rico, Panamá, Uruguay, Guinea Ecuatorial y Sáhara Occidental son los países que tienen el español como idioma oficial pero, además, también se habla como lengua no oficial en Estados Unidos, Jamaica, Brasil, Filipinas, Andorra, Belice, Aruba, Bahamas, Islas Caimán, Islas Maldivas, Islas Vírgenes de los Estados Unidos, Turcas y Caicos, Gibraltar… ¿Seguimos?

Obviamente, teniendo en cuenta el número de hispanoparlantes que hay actualmente en el mundo, no es de extrañar que muchas empresas quieran contar con trabajadores/as que dominen este idioma y, por ende, muchos estudiantes jóvenes (y no tan jóvenes) se lanzan a la aventura de aprenderlo como aquí intentamos aprender inglés que, por si no lo recuerdan, es el primer idioma  más estudiado del mundo (aún).

Lógica aplastante

Ahora mismo contamos con 600 millones de personas que hablan español en todo el planeta y se prevé que en el 2050 la cifra alcance los 700 millones de hispanohablantes, pero no porque España sea una gran potencia mundial (recordemos que ni siquiera estamos en el G8) sino porque, lógicamente, hay millones de personas que hablan nuestro idioma y por lo tanto interesa aprenderlo, así de sencillo. Probablemente hayan movido más nuestro idioma los latinoamericanos que nosotros mismos así que más nos valdría dejar de mirarnos el ombligo. Yo os puedo asegurar que seguiré llevando a mis hijos a Inglés Fácil Valladolid, una de las mejores academias de inglés en Valladolid, para que aprendan el idioma que, por ahora, sigue moviendo el mundo por varias razones:

  1. Es el idioma más hablado. Más de una cuarta parte del mundo habla inglés.
  2. Es el idioma de los negocios internacionales, aunque en España queramos desbancarlo. Las sedes empresariales mundiales están ubicadas en centros financieros del Reino Unido y de Estados Unidos (en su mayoría) y, por lo tanto, no es extraño que el inglés sea el idioma por defecto para los negocios.
  3. La mayoría de las películas están rodadas en inglés. Y no sólo en Hollywood, también se ruedan en inglés las de Inglaterra y muchas de Bollywood.
  4. Es fácil de aprender. Seamos realistas, el español tiene más tiempos verbales y más ortografía que la mayoría de los idiomas, mientras que el inglés se aprende fácil. Tampoco voy a decir que sea de un día para otro pero hay que reconocer que es mucho más sencillo.
  5. Está relacionado con muchos otros idiomas como el francés o el alemán.
  6. Es muy flexible y por eso hay muchas formas para decir lo mismo.
  7. Y, sobre todo, sigue creando nuevas palabras: selfie, smasual, etc.

Así que, sí, alegrémonos por nuestra cultura y por los beneficios que puede reportarnos esta noticia pero dejémonos de sentimentalismos patrióticos que lo único que hacen es alimentar a unos cuantos faltos de juicio que siguen ondeando la bandera del águila