Incapacidad Laboral, un problema que resolver

Incapacidad Laboral, un problema que resolver

Publicado hace

1 mes

Por:

Actualmente a Incapacidad Laboral afecta a muchas personas anualmente. Cuando un trabajador la sufre y quiere solicitar una pensión, pero se debe calificar el tipo de lesión invalidante.

Mi padre tuvo una caída en un andamio que le produjo unos dolores de espalda que se fueron complicando hasta incapacitarle para trabajar. Vimos en la televisión un anuncio de Duran Abogados y nos animamos a acudir a una cita para que nos informaran.

Muy amables nos contaron que la incapacidad laboral se produce en situaciones donde, por padecer una enfermedad o tener un accidente, una persona no tiene capacidad para el desarrollo de su actividad laboral.

De una manera bastante clara nos dijeron las diferentes formas en que se puede clasificar una incapacidad.

  • Temporal
  • Permanente parcial para la profesión habitual
  • Permanente total para la profesión habitual Absoluta
  • Gran invalidez
  • Lesiones permanentes no invalidantes.

Ellos nos dijeron que eran conscientes de lo complejo que es establecer la definición de cada tipo de lesión, así como determinarla. Pese a todo esto nos ayudaron y conseguimos que un tribunal determinara la lesión de mi padre.

De lo contrario hubiera percibido una lesión menor que habría hecho que después de media vida trabajando ganara casi la mitad de su sueldo actual. En este tipo de situaciones, los ciudadanos, por mucho que diga la administración, nos vemos desprotegidos y o acudes a unos profesionales como Duran Abogados o puedes meterte en un berenjenal de impresión.

Ellos lo cierto es que nos aclararon el tedioso mundo de las pensiones, que entre papeleos, certificado e innumerables plazos hubiese sido un vía crucis para nosotros. Al final, se agradece tener la asesoría legal que termina clarificándote mucho las cosas.

Mi consejo es que si os véis en un jaleo de este tipo, tengáis claro que es necesario asesorarse por un buen equipo de profesionales si es que no tenéis conocimientos legales o contáis con algún familiar que sea abogado.

Con quedarse callado no vale y muchas veces las empresas lo que quieren es pagarlo mínimo, aunque ese trabajador lo haya dado todo por ella. Si te acompañas de profesionales, estos velan por tus derechos y los defienden como es debido, por lo que contar con un buen equipo de abogados que te respalde, es fundamental para que, en caso de problemas, cuentes con la tranquilidad de que lo que vas a recibir es el máximo establecido para ese tipo de lesión.

En un mundo ideal no necesitaría uno meterse en estos vericuetos, pero ya sabemos que entre los zorros que hay en las empresas y algunos trabajadores que gustan de defraudar a la empresa, la desconfianza es lo que prima y los trabajadores honestos, son los que terminan pagando los platos rotos.

Así que ya sabes, nada de desprotección y poneros en buenas manos para recibir lo que es justo. Ahora mi padre tiene la pensión que merecía y descansa por fin con tranquilidad, aunque los dolores frutos de aquel golpe le quedarán de por vida, eso no se va ni lo amortigua la pensión.