La gran final de Milán

La gran final de Milán

Publicado hace

12 meses

Por:

Muchos seguidores del Atlético de Madrid pensábamos que en la final de Lisboa de hace dos años, la famosa del minuto 93 de Sergio Ramos, se había acabado un sueño. Sin embargo, en ocasiones el fútbol es justo, y da segundas oportunidades. La que tenemos el próximo sábado 28 de mayo en Milán de hacer historia, y proclamarnos campeones de Europa por primera vez. Y curiosamente, de tomarnos venganza de la final lisboeta, porque también jugaremos contra los merengones.

Un sueño que desgraciadamente tendré que ver desde casa o como mucho desde el bar. Y es que he comprobado los precios que hay para la final y son abusivos. En primer lugar porque la UEFA no reparte las entradas al 50% para cada equipo, lo que provoca que el producto, al haber menos, se encarezca, pero además esas entradas las reparte entre sus conocidos y federaciones, y eso es lo que más asco te da. Porque la fiesta del fútbol es para los aficionados, no para los tiburones que visten con corbata.

Otra de las ideas que habíamos tenido mis amigos y yo, es la de ir allí sin entrada y vivirlo en la fan zone, pero claro, aquí no pasa como en Lisboa que estábamos bien cerca. Es toda una paliza y además cara. Mi hermano me ha propuesto alquilar una furgoneta e irnos todos juntos, pero es que es una paliza. El alquiler sale por más de 1.000 euros, luego tienes que sumar gasolina, más los peajes, que además tienes que pasar por Cataluña, y eso ya se sabe que es territorio prohibido. Una vez que llegues a Italia, por donde, por cierto dicen que conducen fatal, tienes que encontrar un lugar para aparcarla. Solo hay que ver que un fin de semana en Milán cuesta, de media, alrededor de 70 euros. Para el fin de semana de la final los vuelos rondan ya los 450 euros, y seguro que ya estará más caro.

shutterstock_427642042reducida

Planes alternativos

El plan más caro te puede salir por más de 1.000 euros. Llegada a Milán a las 12 de la mañana del viernes y regreso el domingo a la 1 a Madrid, a tiempo para comer con la familia. Pero claro, es todo express. En cuanto se termine el partido, el sábado por la noche, de regreso. En definitiva una paliza. Así que me quedaré en casa viéndolo, y si gana mi Atleti pues sí que iremos a celebrarlo un poco. Ahora bien, como gane el Madrid, me veo en la cama hasta el año que viene.

En mi casa lo tenemos todo preparado. Hasta mi hijo ya tiene el uniforme preparado. Él, como yo es colchonero, y lo demuestra por los cuatro costados. Le acabamos de comprar estas botas de fútbol, y ya se las ha personalizado, en la misma página donde las compramos. El valiente de él, se llama Alex, y se ha puesto en las botas Alex Torres, pero no es porque se apellide así, que nosotros somos Guerra de toda la vida, él se lo ha puesto por su ídolo, que no es otro que Fernando Torres.

Así que ya le estoy viendo durante el partido con las botas puestas y más nervioso que el padre. Cruzaremos los dedos y esperemos que el Niño se porté bien en la final, aunque no tengo yo todas conmigo. Solo me queda decir, aúpa Atleti.