Una manera eficaz de combatir los incendios

Una manera eficaz de combatir los incendios

Publicado hace

3 semanas

Por:

Varias de las imágenes más espectaculares y a la vez catastróficas que podemos ver en los telediarios tienen que ver con incendios. Por desgracia, tanto en nuestro país como en el extranjero vemos filmadas secuencias en las que fábricas, pisos o demás edificios se encuentran ardiendo. Un plan contra incendios adecuado y las herramientas indicadas les hubiesen sido de verdadera ayuda. Con dichos instrumentos, jamás habríamos visto esas imágenes por televisión.

La voracidad y lo imprevsible de un incendio hacen todavía más necesarios elementos como extintores o un plan de evacuación. La existencia de ellos puede suponer una diferencia colosal entre la vida y la muerte y por eso la Ley exige que en todos los edificios se disponga cada uno de dichos elementos. Es la única manera para ser capaces de reaccionar en el menor tiempo posible ante la quema de un inmueble y garantizar así cierta seguridad.

Hace dos décadas comencé a trabajar para la Consejería de Educación de mi comunidad autónoma. Una de mis misiones ha sido, desde que llegué, asegurar que todos los centros educativos de la zona tuvieran un plan de evacuación perfecto y que contaran con todas las medidas de seguridad para que ningún imprevisto pudiera ocasionar una auténtica masacre en cualquiera de ellos. Los y las menores son el futuro de nuestra sociedad y como tales hay que defenderlos de todas las amenazas.

La Administración solía trabajar con diferentes empresas para garantizar esta seguridad, pero algunos de los sistemas que habíamos adquirido gracias a ellas no habían funcionado con la eficacia que esperábamos cuando se produjo algún percance. La prensa y la opinión pública comenzó a criticar nuestros métodos, algo perfectamente comprensible y que nos hizo replantearnos la relación mantenida con esos proveedores. Era necesario un cambio y estábamos dispuestos a acometerlo.

El problema era con quién. Necesitábamos encontrar una empresa que tuviera experiencia, seriedad y que nos ofreciera un servicio completo. En la Consejería se llevaron a cabo muchísimas reuniones y, finalmente, se decidió confiar en Extintores Balsamar, una entidad encargada no solo de proporcionar dichos extintores sino de proporcionar también elementos para la detección de incendios, botiquín médico, señalización y material contra incendios. Elementos que sin duda debíamos instalar en nuestros colegios para evitar percances como los que veníamos sufriendo.

Estábamos obligados a vigilar con lupa que los profesionales de Extintores Balsamar cumplieran con su cometido al instalar todos los productos que habíamos adquirido. No podíamos permitirnos más tropiezos y que el peligro siguiera latente en los centros educativos de la comunidad. Afortunadamente, los productos de aquella entidad eran bastante fiables y eso, junto con nuevos planes de evacuación ideados desde el Gobierno regional, nos tranquilizaba a todos.

Nuestros colegios, mucho más seguros

Con la llegada del nuevo curso se verían los resultados. En los colegios, los respectivos directores explicaron a las asociaciones de madres y padres de alumnos el nuevo sistema de evacuación y los productos con los que se protegería a sus hijos en caso de un incendio o amenaza. Se mostraron bastante tranquilos y, de hecho, alguno de ellos conocía Extintores Balsamar y daba fe de la rapidez con la que sus elementos actuaban en el caso de producirse una propagación de llamas.

Pasaron los meses y en uno de nuestros colegios se produjo un incendio causado por un cortocircuito. El sistema de detección de incendios actuó de manera rapidísima y permitió evacuar, en un tiempo récord, a todos los alumnos del centro de las aulas para llevarlos a los aledaños del centro. Mientras tanto, varios de los profesores ya se habían encargado de apagar las llamas con los extintores que, por supuesto, estaban perfectamente homologados y revisados.

Nadie salió herido. Se actuó con una gran rapidez y con solvencia, dos conceptos básicos a la hora de combatir contra un problema como este. Creo que nos podemos dar por satisfechos ante los cambios llevados a cabo por la Conserjería en materia de seguridad en nuestros colegios. Hemos dejado de recibir críticas y, lo más importante, ahora sí que somos conscientes de que hemos puesto los mejores recursos para evitar cualquier mal a nuestros chicos y chicas.