12 trucos para llegar a ser un buen jefe

12 trucos para llegar a ser un buen jefe

Publicado hace

3 semanas

Por:

Para convertirte en un gran líder necesitas trabajar duro y constante en tus habilidades liderazgo. Lo primero que debes pensar a la hora de aprender cómo ser un buen líder es que, los mejores no nacen, sino que se forman a lo largo del tiempo y la experiencia que este le proporciona.

Seguramente todos conozcamos a alguien con una capacidad innata y que no tenga que hacer prácticamente ningún esfuerzo, seguido y escuchado y respetado por la gente que le rodea.

En el artículo que te vamos a presentar a continuación te vamos a dar algunos trucos para que tú también puedas llegar a ser un jefe ejemplar y seas capaz de llevar a un equipo de profesionales contigo.

  1. Aprende como ser un buen líder escogiendo un equipo que se complemente

No sirve de nada tener personas que imitan lo que tú haces. Lo ideal sería que tuvieras un equipo polivalente e interdisciplinario que pueda trabajar conjuntamente y en plena armonía. Busca quien se complemente con las debilidades y las del equipo.

  1. Escucha a tu equipo de trabajo

Para aprender cómo ser un buen líder hay que aprender a escuchar las críticas y malos comentarios, estos deben convertirse en una fuente de crecimiento personal para tu vida.

  1. Se consistente

Para pasar de un simple trabajador a un buen líder se debe trabajar duro a diario, ser congruente con lo que se dice, se hace o se piensa. Si no, por el contrario, las personas no podrán confiar en ti.

  1. Conoce tus fortalezas

“Para llegar a aprender cómo ser un gran líder de equipo se necesita centrar el enfoque en todas tus fortalezas y que aprendas a dirigir aquellas actividades que requieran de tus habilidades. Aunque siempre se pueden corregir todas las debilidades”, explican desde Action Project, consultoría estratégica de empresas que ofrece formación sobre desarrollo directivo.

  1. Que te apasione tu trabajo

Si no estás a gusto en el trabajo en el que estás seguramente estas en el lugar equivocado. No podrás aprender cómo ser un buen líder en un trabajo que no te induce a la inspiración de mejorar cada día en algo que no disfrutas.

  1. Comunícate lo más eficiente posible

Es importante que siempre dejes claras tus expectativas de manera continuada. Y las debes comunicar a tu equipo.

  1. Conviértete en un ejemplo a seguir

Conviértete en la persona que quieres que sean tus compañeros de trabajo. No hay mejor ejemplo que tus propios actos.

  1. Un buen líder es alguien humilde

Nadie tiene porque ser conocedor de tus ingresos, capital, influencias o poder adquisitivo. Utiliza tus habilidades para ayudar, no para alardear allá por donde vayas, creando una sensación de superioridad innecesaria. Aprender cómo ser un buen líder no es cuestión de apariencias, más bien es cuestión de conseguir buenos resultados.

  1. Para ser buen líder, primero debes ser buena persona

Llega a ser un buen líder no está hecho para cualquier persona, y es que además de liderar un equipo hay que ser buena persona. Se fiel a tus ideas y principios, valores se una persona íntegra.

  1. Disfruta el liderazgo

Antes de llegar a ser líder, hay que pasar por muchos puestos, momentos malos y buenos, experiencias… Es importante que el camino hasta llegar a ser líder no te estrese ni te suponga un problema en tu día a día. Intenta disfruta del camino y de todos los beneficios que este te va a proporcionar, su aprendizaje, recompensas y buenos momentos.

  1. Habla menos y escucha más

Hay veces en las que es mejor no decir nada a decir algo por cumplir con alguien. En muchas ocasiones, es mejor guardar silencio de tal manera que los demás tengan espacio para hablar.

Además, saber escuchar es una habilidad complicada de mantener, especialmente si eres un jefe o mando superior. Pero en este artículo sobre escucha activa te dan algunas pautas para aprender escuchar que deberías aplicar en tu día a día en el trabajo.

  1. Mantén contacto con tus emociones y controla tus reacciones

Las personas no son robots sin sentimientos ni emociones, por lo que olvídate de parecer un ser frío y sin sentimientos, ya que esto solo hará que se cree una muralla entre tú y tu equipo. Libérate, deja que tus emociones fluyan. La inteligencia emocional es lo que hace entiendas tus propias emocionas, no evitarlas.

Una vez seas pleno conocedor de tus emociones y seas capaz de tomar las decisiones basándote en reacciones. Así que pon en pausa tus reacciones hasta que tengas completamente controlados tus sentimientos y seas capaz de clarificar tus ideas para luego, poder tomar buenas decisiones.

A fin y al cabo, tras todas las experiencias vividas, dificultades y esfuerzos, terminarás aprendiendo a ser un buen líder de equipo. Y sí, se cometerán errores, muchos, habrá conflictos, momentos en los que no se sabrá actuar con certeza, pero eso es lo bueno del camino, momentos que te harán crecer como persona y como profesional.