Cuando se quiere hacer el turrón de Jijona, el blando, debemos tostar la almendra repelada, cociéndose a fuego vivo una mezcla de azúcar y de miel, mezclándose con parte de la almendra. E lugar de moldearlo, se extiende de forma manual. Una de las características del turrón de Jijona es que, por así decirlo, “suda”, todo ello gracias a la gran cantidad de aceite de almendras que tiene. A mayor tanto por ciento de almendra, habrá mayor grasa.
Seguir Leyendo