Hay ciertas industrias, que por su naturaleza, como por ejemplo aquellas que trabajan con residuos, materiales químicos o peligrosos, etc., trabajan con vestimenta, herramientas y materiales que deben ser destruidos. Esta destrucción del material laboral es un procedimiento que no solo responde a un asunto de cumplimiento de normativas, sino que también tiene sus razones muy bien fundadas en cuanto a la protección de los trabajadores y la construcción de la reputación de este tipo de empresas.
Seguir Leyendo