Aislamiento acústico, un remedio para el estrés en las grandes ciudades

Aislamiento acústico, un remedio para el estrés en las grandes ciudades

Publicado hace

8 meses

Por:

Uno de los máximos problemas a los que se enfrenta la sociedad actual es el alto grado de estrés al que vivimos sometidos los ciudadanos. Pasamos más tiempo que nunca fuera de casa a causa de todo lo que tiene que ver con el trabajo y eso, a fin de cuentas, hace mella en nuestro estado físico y también en el anímico. Desde luego, es algo que muchos expertos en salud han comprobado en los últimos y lo peor de todo es que la tendencia y la acentuación de este tipo de problemas es cada vez más grande.

No es un secreto que esto sea así. Seguro que muchas de las personas que ahora mismo estáis leyendo estas líneas tenéis a alguien cercano que ha pasado por un problema de este tipo. Incluso, es posible que vosotros y vosotras hayáis padecido este mismo problema a lo largo de vuestra vida. Se trata de una situación que es bastante complicada de superar y que, desde luego, influye de una manera sustancial en nuestro modo de vida. A nadie se le escapa que superar una situación así no es fácil y que la ayuda profesional puede llegar a ser muy importante en estos casos.

¿Cuáles son las cosas que nos pueden hacer vivir en un estado de estrés permanente? La verdad es que pueden ser de lo más variopintas, pero es cierto que hay varios parámetros que se repiten. Uno de ellos es vivir en una gran ciudad. Lo dice una noticia publicada en la página web Muy Interesante, que asegura que las personas que viven en grandes ciudades tienen una peor salud mental. No es para menos. Los agobios para llegar al trabajo son más grandes y la cantidad de problemas derivados del tráfico y los horarios son mucho más grandes. Para colmo, las viviendas en espacios como estos suelen ser más reducidas.

El diario ABC, en una de sus publicaciones, también deja entrever algo parecido a lo que venimos apuntando en los párrafos anteriores. En concreto, asegura que vivir en una gran ciudad altera el cerebro. En concreto, los asuntos que se alteran tiene que ver con el estrés y el carácter, algo que determina nuestra manera de ser y que, desde luego, juegan un papel fundamental en nuestro día a día. Está claro que la vida diaria que esté caracterizada por el estrés será mucho peor y que traerá más inconveniente a nuestra rutina.

Uno de los efectos perversos de la vida en una gran ciudad como lo puede ser Madrid o Barcelona es la cantidad de ruido que se genera en todos sus barrios. Eso es lo que está provocando que cada vez un número mayor de personas se interese por todo lo que tiene que ver con diferentes maneras de prevenir los ruidos y, en general, lo que respecta a la contaminación acústica. Es precisamente eso lo que nos han comentado desde Replus. Según ellos, las ventanas son una de las mejores maneras de garantizar un aislamiento acústico eficaz.

Se trata, sin duda alguna, de un elemento que juega un papel fundamental a la hora de hacer posible un aislamiento que realmente nos proporcione esa calidad de vida que tanto buscamos. Está claro que, quizá, en un pueblo esta no sea una de las necesidades primordiales de la gente. Pero en una ciudad como Madrid (incluso en lugares periféricos como los barrios de Vallecas o Usera o en municipios como Parla o Getafe) esa es una de las grandes prioridades de la mayor parte de la población.

Una mejora que va ligada a la temperatura de nuestro domicilio

Un buen aislamiento acústico, en la mayoría de los casos, es sinónimo de un buen aislamiento térmico. Se trata de otro de los asuntos en los que nos jugamos esa calidad de vida de la que tanto hablamos y que tan importante es para hacernos con la máxima de las felicidades. Si conseguimos evitar que el ruido se cuele en nuestra vivienda, también conseguiremos que no entre el frío durante los días más gélidos del invierno. Y es que no cabe la menor duda de que eso es de una relevancia tremenda a la hora de sentirnos cómodos en nuestra propia vivienda.

Estamos seguros de que, si alguna de las personas que estáis leyendo estas líneas vive en una gran ciudad, sabrá perfectamente de lo que hemos venido hablando a lo largo de todas estas líneas. Es evidente que una gran ciudad presenta una tremenda cantidad de agobios y que hay que saber ponerle remedio a esta cuestión antes de que termine con nosotros y nosotras. Y es que no hacerlo puede derivar en unos problemas que nos terminan ocasionando verdaderos trances en nuestra vida. Trances de los que, en muchas ocasiones, ni siquiera nos damos cuenta que estamos adquiriendo.