La higiene bucal es fundamental desde edades muy tempranas, no sólo para mantener una boca sana y con una bonita estética, sino también porque la boca puede ser el origen de múltiples enfermedades, incluso para nuestra salud general. En las edades más tempranas, son los padres los que deben limpiar los dientes a sus hijos todos los días, y a medida que los pequeños de la casa van creciendo, deben comenzar a insistir en la higiene dental diaria para que estos repliquen el hábito. Esto porque al adquirir el hábito de lavarse los dientes, podrán prevenir la aparición de múltiples enfermedades bucodentales.
Seguir Leyendo