El sector de la cordelería y la moda se unen abriendo nuevos mercados

El sector de la cordelería y la moda se unen abriendo nuevos mercados

Publicado hace

4 semanas

Por:

Cada año, cuando se acerca la nueva temporada de verano, hay una serie de prendas o accesorios que no abandonan nuestro armario, pues se repiten año tras año, lógicamente siempre con unas ligeras variaciones para adaptarlos a los cánones que cada temporada marcan las tendencias de la moda. Uno de estos accesorios imprescindibles son los bolsos de rafia trenzada, un indispensable de cara al verano, presente en las colecciones y pasarelas de las más prestigiosas firmas de moda internacional como Loewe, Blumarine, Dolce & Gabbana, Francis Montesinos, Donna Karan, Burberry Prorsum…, o en el día a día las celebrities o los personajes más fashionistas de la moda como pueden ser Olivia Palermo, Alexa Chung, Paula Echevarría, etc., lo que lo convierte, a este tipos de bolsos, en todo un símbolo del buen tiempo estival.

Gracias a este tipo de accesorios es como empresas de sectores tan dispares como pueden ser el mundo de la moda convergen y se alían con empresas del sector de la cordelería. Cuerdas Valero es una de las compañías españolas que mejor trabajan el arte de las cuerdas y, en ocasiones, su producción se destina a crear productos tan de moda que han abiertos nuevos horizontes y nuevas líneas de trabajo a este sector. Desde artesanos, al sector náutico, la construcción o el deporte, todos ellos siempre utilizan cuerdas en su día a día y para ello, esta empresa siempre ha apostado por satisfacer a sus clientes utilizando las mejores materias primas y la tecnología más moderna para ofrecer la máxima calidad en los productos.

A Jane Birkin, icono de la moda de los años 70 le debemos el salto de convertir el humilde capazo y las cestas de mimbre que ella llevaba a todas partes, en bolsos que ella paseaba y lucía en su día a día, de este modo han llegado a nuestros días transformados en elegantes y exclusivos complementos que nuestras mejores y más poderosas influencers de la moda exhiben y suben cada día a su perfil de Instagram imágenes con sus outfits.

Para este verano que poco a poco se va abriendo camino, los bolsos artesanales elaborados con fibras como la rafia, mimbre, paja, bambú, madera…, ocuparán un lugar privilegiado en los principales escaparates del sector de la moda. Podremos verlos elaborados únicamente con fibras naturales o combinados conjuntamente con otros materiales tan diversos como tela, pieles naturales o sintéticas, madera, resina, etc., y entre una amplia gama podremos seleccionar y elegir para esta nueva temporada 2019 el modelo que más nos atraiga y se adecúe a nuestro estilo, atendiendo también a las nuevas formas que marcan las tendencias, como pueden ser:

  • Los bolsos redondos, elaborados con los más diversos materiales, prometen ser el nuevo número uno de la temporada, así lo han vaticinado las grandes firmas de la moda.
  • El bolso media luna elaborado con tiras de bambú, con una estética claramente oriental ya que está inspirado en el “obent­o”, una cesta de picnic que los japoneses utilizan para llevar la comida al “hanami” una fiesta tradicional para contemplar los cerezos en flor.
  • Bolsa de red o la bolsa que se utilizaba para ir al mercado, eso sí adaptándola a las nuevas necesidades, es decir introduciendo un neceser o clutchs dentro de ella para evitar que entre sus aberturas se cuelen objetos pequeños como las llaves, la cartera, etc. y terminen en el suelo.
  • Bolso de cuentas o de bolitas, inspirado en los clásicos bolsos de la niñez o con un cierto aire retro.
  • Bolso bombonera, también conocido como bolso bucket o bolso saco, con forma de cilindro y base plana, fácilmente reconocible por su característico cierre de cordón ajustable.

Otro de los bolsos más reconocidos mundialmente

Además de los que ya os hemos mencionado a lo largo del post, lo cierto es que no nos podíamos olvidar de uno de los más conocidos, el bolso limosnero. Es el bolso con más tradición, pues su aparición se remonta a finales del siglo XVIII, pudiendo ser elaborado con terciopelo, satén o seda a juego con el vestido, siendo un indicador del poder adquisitivo de la familia, para convertirse con el paso de los años en el bolso de fiesta por excelencia, siendo muy popular en los años 20, ha llegado a nuestros días para convertirse en un básico, una pieza irresistible que adoran las influencers.