Los hombres prefieren la ortodoncia invisible

Los hombres prefieren la ortodoncia invisible

Publicado hace

3 meses

Por:

Estaba claro. Si antes no lo hacían era porque, culturalmente, no estaba bien visto. Pero en la actualidad, son muchos los hombres que se preocupan por su cuidado personal, por su imagen. La publicidad lo ha favorecido, sin lugar a dudas, pero en esta evolución del hombre hacia lo estético han intervenido infinidad de factores en los cuales, no vamos a profundizar. Quizás otro día. El caso es que hoy, no solo se permite, sino que se exige, aunque, todo hay que decirlo, no tanto como a las mujeres, que los hombres mantengan un buen aspecto físico.

Depilación integral, gimnasio, dieta, y… brackets. Sí, sobre todo los invisibles. Porque claro, el hombre, evolucionar, evolucionar, no evoluciona mucho. Y aunque se cuida, sigue siendo un gañán. Hay cosas que no cambiarán nunca. Y por supuesto,no bajan a dejar que sus amigotes sepan que lleva aparatitos. No vaya a ser que piensen que es un inseguro, o peor, que es como una mujer, siempre preocupada por las apariencias. En cambio los hombres no. Claro, claro, claro.

Pero el caso es que cada vez son más los hombres mayores de 30 años que deciden ponerse ortodoncia, afirman en la clínica dental Gaudí, en Terrassa, dirigida por el prestigioso médico y dentista Dr. Ferre, y con una larga trayectoria. Su misión, aseguran es mejorar el bienestar y la estética de la sonrisa, además de la calidad de vida de todos y cada uno de sus pacientes. En la actualidad son uno de los centros odontológicos de referencia,gracias a su profesionalidad y calidad. Desde aquí,recomiendan consultar a un buen dentista antes de colocarse brackets. No todo el mundo los necesita, y en ocasiones, no es más que una cuestión de moda.

Por otro lado, hay que saber qué brackets son los que más se adaptan a la situación del paciente. Solo los profesionales de la ortodoncia pueden asesorar en estas cuestiones, pero a modo informativo, te vamos a explicar qué tipos de brackets existen en la actualidad.

Diferentes tipos de brackets

Bracket fijo: Es el tipo más común y está compuesto por alambres, gomas y soportes. Los primeros se agarran alrededor de los dientes y los soportes están unidos a la parte externa del diente, de forma que, a medida que presiona el arco, los dientes se mueven poco a poco a su posición correcta.

Bracket autoligante: Su funcionamiento es casi como el del bracket filo, pero la diferencia es que los soportes se unen entre sí sin el uso de elástico, unidos sólo por un hilo. Es más estético, y también más eficaz, y el tratamiento suele durar menos. Eso sí, son un poco más caros que los anteriores.

Bracket estético: Están fabricados con materiales transparentes, como el zafiro y la porcelana, lo que da más ligereza y también llama menos la atención que los brackets convencionales. Es el favorito de los hombres, y en general, de las personas adultas, debido a su discreción, aseguran en

la clínica del Dr Ferre. Se trata del sistema ortodóncico ideal para todas aquellas personas que quieren corregir problemas en la dentición sin que se note. Son unos alineadores transparentes que se adaptan a la boca del paciente a la perfección y que no tiene alambres y brackets.

La principal característica de este tipo de ortodoncia es que nadie la ve, ni siquiera en las distancias más cortas, por lo que resulta ideal para reuniones de trabajo, eventos sociales o prácticas deportivas. Una auténtica pasada de ortodoncia. Súper discreta, súper eficaz y además, muy higiénica, ya que se puede quitar, siempre que se necesite,para comer,por ejemplo. Esto,además, facilita su limpieza. y evita que queden restos de alimentos en el aparato.

Bracket lingual fijo: La principal diferencia está en que el aparato está unido a la parte interna del diente, por lo que es mucho más discreto los brackets convencionales. Pero para la colocación de uno de estos aparatos se requiere una cuidadosa evaluación del ortodoncista, quien decidirá si es conveniente o no, colocarse este, u otro sistema de ortodoncia.

Según las encuestas, los hombres, son más reacios a usar brackets, sin embargo cada vez son más los que se preocupan por su apariencia. Ellos también quieren verse guapos. Una bonita sonrisa, es, sin lugar a dudas, una de las mejores cartas de presentación con la que una persona puede contar, y conviene cuidarla.

Y tú, ¿ya has pensado en ponerte aparatos? Ya lo sabes, antes de nada, consulta con tu dentista acerca de la opción más interesante para ti.