El milagro de la donación de óvulos

El milagro de la donación de óvulos

Publicado hace

10 meses

Por:

La donación de material genético ha sido, y sigue siendo, un tema tabú para mucha gente. El hecho de tener un hijo fuera del seno materno, para introducir el embrión ya fecundado se supone que tiene que ser un avance, pero para muchas otras personas es una atrocidad de la naturaleza. Esta última versión es la de las personas que profesan una religión.

La realidad es que no se puede martirizar de esta manera a la fecundación in vitro, ya que sirve de mucho a las parejas que quieren tener hijos pero no pueden por diferentes motivos. La adopción es siempre una opción, pero los procesos de adopción suelen ser largos y complejos, por no decir que son realmente complicados en algunos casos.

La adopción tiene limitaciones, por eso muchas parejas se lanzan a otros países para adoptar un niño o niña. Rusia y China fueron dos países en los que a principio de los dos mil se acudía para realizar adopciones. Esto ha traído a muchos niños con raíces en otro país que ayudan al aumento de la diversidad de forma positiva.

Pero actualmente, las adopciones no son tan utilizadas, y es por el triunfo de la fecundación en vitro. La fecundación invitro implica que puede haber una donación de óvulos de una persona diferente a la pareja o matrimonio. Estas donaciones se hacen de manera segura en empresas como Ividona, que forma parte del prestigioso Instituto Valenciano de Infertilidad situado en Alicante.

Cuando los bebés tienen la misma edad que las madres

Según una reciente noticia de El País, una mujer de 26 años dio a luz a un bebé cuyo embrión se congeló hace 25. Con una edad biológica similar a la de la madre, podría ser el más longevo transferido con éxito. Esto es todo un hito, y nunca había pasado hasta ahora, pero como veremos los avances en las técnicas en el sector de la infertilidad permiten tener hijos a las parejas que no pueden.

En Estados Unidos no existe el anonimato de los donantes de embriones, por lo que cuando la pareja fue considerada apta para el proceso tuvo dos semanas para elegir al idóneo entre 300 perfiles. El primer intento fue fallido, lo consiguieron con la segunda opción, pero lo que no sabían era que aquel embrión tenía 25 años de antigüedad.

Los padres conocieron la sorprendente noticia el pasado mes de marzo, cuando la embrióloga Carol Sommerfelt, del Centro Nacional de Donación de Embriones de Estados Unidos, les informó. Para este centro, este “es el más longevo congelado que ha nacido satisfactoriamente”, informa la CNN. El embrión del que ha surgido Emma fue fecundado por fertilización in vitro por una pareja que dejó cuatro embriones en congelación a disposición de otras que no pudieran tener hijos. Se les conoce como snowbabies, pequeñas “vidas humanas potenciales que esperan a nacer”.

En conclusión, sin duda lo que ha sucedido es posible que se vuelva a repetir con éxito. La edad del embrión congelado, si está bien conservado y no ha sufrido ninguna alteración externa, no influye en el éxito de la fecundación. Es más, estos se pueden conservar indefinidamente, y esto es una buena noticia para las parejas que no pueden tener hijos.