Surf, el deporte rey del mar

Surf, el deporte rey del mar

Publicado hace

7 meses

Por:

Tal vez para algunos de nosotros se haya acabado el mar, al menos hasta la próxima temporada veraniega, pero para otros es el inicio de unos meses bastante ajetreados. Si bien es verdad que la duración de las altas temperaturas de este año en las zonas costeras españolas ha propiciado que hasta hace una semana escasa se hayan seguido viendo tanto a turistas como a locales entrando y saliendo del agua de nuestras playas, a partir de ahora la cosa va a cambiar mucho, y el paisaje en las áreas de baño va a ser muy diferente para la mayoría de nosotros, pero no para los amantes del surf.

Las olas son cada vez mejores para los que navegan sobre las tablas y esto hace que ciertas áreas se llenen de este tipo de turismo. En Valdoviño, una de las playas más concurridas para este deporte en España, se entregaron los premios de la Federación Galega hace menos de 5 días, en una gala por todo lo alto. Según la escuela de Surf Santiago de Patín, en esta localidad las playas son únicas, como sus olas, y de ahí que sean cada más los amantes de este deporte que se desplazan hasta La Coruña, haciendo de Valdoviño un punto de encuentro.

Pero La Coruña no es la única provincia donde las olas son vitoreadas por surferos, prácticamente todo el norte de España se llena estos días de jinetes acuáticos. En Santander, la CROTU (Comisión Regional de Ordenación del Territorio y Urbanismo de Cantabria) ha emitido ya su informe favorable para celebrar la prueba de surf “La Vaca Gigante”. Se trata de un campeonato de surf de olas gigantes que tiene lugar todos los años en los acantilados de El Bocal, en Santander, pero que este año peligraba hasta que la CROTU dio el visto bueno el pasado 28 de diciembre. Y no, no es una inocentada.

La Vaca Gigante” es el único evento de surf extremo que tiene lugar en España y sus olas miden lo mismo que un edificio de tres alturas. Para poder surfearlas, los competidores deben recorrer 500 metros remando desde tierra hasta el muro de las olas con extrema precaución porque, si una ola de 7 metros de altura como estas te cae encima son 4 toneladas de agua aplastando tu cuerpo.

El peligro del mar

Debemos tener claro que este deporte es un deporte de riesgo. Puede que las alegrías, la libertad que te ofrece, la velocidad y adrenalina merezcan la pena  pero jamás se ha de bajar la guardia. Natxo González, el primer surfista de la historia en lograr un 10 en la prueba de Nazaré (Portugal) así lo señala en 20minutos: “No es todo tan idílico, nos jugamos la vida”.  Según el surfista vasco, ya se ha jugado la vida en un par de episodios muy duros.

Otro ejemplo es el de la conocida Bethany Hamilton (conocida gracias al film que protagonizó AnnaSophia Robb basada en la vida de esta joven deportista “Soul Surfer”) quien a los 13 añós perdió su brazo izquierdo por el ataque de un tiburón.

En República Dominicana, estas pasadas navidades, Álex Soto sufrió un espectacular accidente con un tiburón en la playa de Cabarete. Su quilla golpeó con el escualo mientras ‘volaba’ sobre el agua a gran velocidad. Y tuvo suerte, porque el tiburón decidió no devolver el ataque.

Tiburones, toneladas de agua encima, caídas a gran velocidad… son muchos los riesgos que se corren mientras se cabalgan las olas, pero hay otro tipo de problemas a tener en cuenta que son más habituales y menos impactantes:

  • Golpes y cortes: las lesiones más comunes y prácticamente inevitables en este deporte debido a las caídas contra rocas, arena dura o la propia tabla de surf.
  • Hipotermia: no son pocos los surfistas que acaban con hipotermia tras largos periodos prolongados en el océano, incluso en pleno verano. Sus síntomas son la descoordinación o los calambres.
  • Otitis: Es la inflamación del oído por la entrada constante de agua. Se puede prevenir simplemente usando tapones en los oídos, sobre todo si tenemos previsto pasar mucho tiempo en el agua.
  • Hiperostosis: otro problema del oído que se puede prevenir con tapones.
  • Condritis: una lesión postural típica de los surfistas debido a la inflamación de las costillas por apoyar la caja torácica en la tabla de surf durante mucho tiempo.
  • Desgaste de articulaciones y lesiones lumbares y cervicales.