Consejos para cuidar el coche durante el otoño

Consejos para cuidar el coche durante el otoño

Publicado hace

1 semana

Por:

El invierno está a la vuelta de la esquina y con él se acercan las posibles bajadas de las temperaturas, días más cortos, posibles lluvias… Todo esto hace que el coche sufra más.

Para ello y para evitar cualquier otro problema, en el artículo que leerás a continuación te presentamos una serie de consejos para que puedas cuidar tu coche en otoño, tanto a nivel estético y de confort, como del funcionamiento de este.

  • Presta atención a la limpieza, tanto en la carrocería como en la tapicería

La humedad, el salitre, la arena y el barro. Agentes externos que si pasan mucho tiempo en tu coche y no lo lavas, posiblemente se deteriore tanto la carrocería como las llantas.

Si vas a limpiar la carrocería, aprovecha para limpiar el interior ya que se te han podido acumular objetos innecesarios de las últimas vacaciones y probablemente se haya montado más gente de lo que suele ser lo habitual.

  • El limpiaparabrisas, un fundamental

“En otoño las lluvias son habituales por lo es que fundamental comprobar antes de la llegada de esta época el estado del parabrisas. Porque si llueve y no funciona bien se limitará mucho la velocidad en la carretera”, explican desde Transportes Internacionales, empresa especialista en el transporte de mercancías por tierra, mar y aire.

Por lo tanto, recuerda revisar el limpiaparabrisas para evitar problemas en la carretera.

  • Elige bien el aparcamiento

Dejar el coche aparcado al aire libre en épocas donde el clima es más agresivo puede ocasionar un alto riesgo para el vehículo. Por lo tanto, es aconsejable intentar dejar el coche en algún sitio cubierto. Por supuesto, procura no aparcarlo debajo de ningún árbol, ya que las hojas que caen pueden colarse en los huecos del coche, provocando en él, ciertos fallos.

  • Revisa a diario las luces

En otoño los días son más cortos por lo que las luces del coche se usan todavía más. Si tienes las luces en mal estado puede que la mayoría del tiempo que se esté usando el coche, vas a estar viendo muchos menos, lo que hará que las probabilidades de tener en accidente, aumenten.

  • Los neumáticos, otro punto importante

Cualquier cambio de temperatura de manera brusca afecta a la presión de los neumáticos, por lo que cuando notes un cambio repentino en la temperatura del clima, procura revisarlos.

Además si acabas de terminar un verano en el que has usado el coche bastante, posiblemente los neumáticos estén algo desgastados y antes de que llegue la época de lluvias fuertes y heladas, estaría bien que les hicieras un chequeo por si hiciera falta renovarlos.

Y por supuesto, debes tener en cuenta los kilómetros para cambiar los neumáticos. Por regla general, los neumáticos de buena calidad se deben cambiar cada 40.000 o 50.000 km, y los de peor calidad, cada 10.000 km tal y como confirman desde el medio digital Kilómetros por hora.

  • Chequea la batería con frecuencia

La batería del coche puede ser una de las cosas más importantes y es ante los cambios de temperatura, esta puede verse afectada, ya que la temperatura óptima es de 20 grados. Si tu batería de por sí ya estaba en malas condiciones y no la habías revisado, puede que con las bajadas de temperatura, acabe por gastarse y un día cuando vayas a ir al trabajo y quieras arrancar el coche, te encuentres con la sorpresa de que este no arranca.

  • Revisa los niveles de líquidos

El verano finaliza y con el llegan las labores de revisión del vehículo. Los liquidos son muy importantes y estos suelen descender con facilidad si eres de usar el coche para viajar mucho. Por lo tanto, es recomendable que eches un ojo a los niveles de aceite o el líquido refrigerante, aunque también es importante revisar el líquido de frenos y el limpiaparabrisas, ya que las lluvias van a ir en aumento y hay que ser precavidos ante las situaciones que se presentan.

  • Presta atención a la calefacción

Revisar el estado de la calefacción es muy importante sobre todo en otoño e invierno. Un buen sistema de calefacción es lo único que te salvará del frío durante los trayectos que hagas en el coche.

Lo ideal sería evitar usarlo a máximo rendimiento, a pesar de que el cuerpo nos pida darle la máxima potencia para paliar el frío, sin embargo se recomienda encender la calefacción a una temperatura moderada e ir entrando en calor poco a poco. Y por supuesto, aunque suene obvio, no abras las ventanas, si no, la temperatura que has tardado en conseguir en el interior, se perderá en cuestión de segundos.

Esperamos que estos consejos te hayan servido para cuidar tu coche en otoño te resulten de utilidad durante estos meses venideros. Ponlos en práctica cuanto antes para evitar sorpresas inesperadas.